free web hosting | free website | Business WebSite Hosting | Free Website Submission | shopping cart | php hosting

La página de un americano,  latino, uruguayo,  sanducero,  batllista y libertario  

Martes 11 de Mayo de 2004   Actualizado a las 21:33

Carta al Presidente Julio María Sanguinetti

5 de diciembre de 1985

 

Señor Presidente de la República.

Dr. Julio María Sanguinetti.

De mi mayor consideración.

Las manifestaciones a la televisión nacional el pasado viernes 29 de noviembre (de 1984) hechas por el Señor Senador Alberto Zumarán, seguramente en calidad de vocero de línea de la mayoría nacionalista, y sus palabras de réplicas del sábado 30 en ocasión de celebrarse el aniversario  de las elecciones nacionales de 1984, dichas en su calidad de Jefe del Partido Colorado, ambas referidas a la probable realización de elecciones legislativas, motivan este trabajo que a continuación expongo a su consideración.

Debo considerarme ciertamente afortunado al poder asistir a circunstancias históricas para nuestra comunidad, y le pido vea Usted en la humildad de este trabajo de elaboración conceptual,  -limitado al no poder contar con auxiliares como la informática y la estadística que le quitan el rigorismo lógico que su destinatario tiene el derecho de exigir-  una muestra más de la que considero sea la característica mayor de los batllistas, la siempre renovada esperanza de superarnos en el error para llegar a ser lo mejor de nosotros mismos.

1. ANTECEDENTES. En el documento entregado el 5 de febrero de 1985 al Sr. Hugo Fernández Faingold  en el  Hotel Columbia, que adjunto, denominado "Proyecto sobre Cámaras de  Concentración  Calificada. ENERO/85", que en adelante citaré como (Doc.En/85), se hacían consideraciones respecto de las posibles líneas de acción del Partido Nacional y el Frente Amplio sugiriendo ciertas medidas para anular lo que se denominaba "riesgo del 71".

Se decía en su Parte "4. Aplicación y análisis de los tiempos. A. El Partido para poder gobernar y acceder rápidamente al poder en los primeros meses de gestión debe precaverse de aislarse en el Parlamento; de conceder la iniciativa  pública de gobierno a la oposición ó aparecer como dependiendo de ella; impedir se ideologice  el discurso sobre política económica y que esta no sea destinataria de condenas anticipadas, prejuiciosas, siendo conveniente fraccionar su aplicación entre distintos organismo; y sobre todo, no depender del resultado de dos batallas, la Partido Nacional/Frente Amplio, y la interna del Frente Amplio  entre sectores no tradicionales y tradicionales de izquierda, con y sin enganches sociales por el predominio interno".

Y en "C. Si el Partido, desde el Poder Ejecutivo, pasa a depender del espacio parlamentario en lo institucional y en el análisis de la política económica- global, y a su ves es presionado por una monolítica dirigencia sindical, correrá el riesgo del 71".

Hacia el final se sugería separar las líneas de la Jefatura de Estado respecto de las sectoriales relativas a la Jefatura de Gobierno así como la aplicación de las Cámaras de Concertación Calificadas.

El Partido en el Gobierno dependió, en síntesis, en dos equilibrios sumamente inestables, ambos referidos a la oposición:  el equilibrio interno dentro del Frente Amplio donde ya parece que hay claramente un resultado, y el equilibrio en el llamado "movimiento progresista" de la línea de Wilson Ferreira Aldunate en su lucha por el liderato, donde a esta altura parece también existir un resultado.  A pesar de que en enero de este año era sumamente difícil apreciar cómo el líder de la mayoría nacionalista distribuiría los tempos de su estrategia, hoy parece ya claro que ha resuelto acelerar lo que en el (Doc.En/85) se expresaba como  "La profundización de la línea de superposición sobre el Frente Amplio para llevarlo a negociar a un nuevo status quo acerca del liderato del "movimiento  progresista".

La actual situación política nacional se refleja sobre el Partido pero por problemas internos de la oposición, cosa sorprendente que no podía preverse en la fecha antes citada.

¨II.  NUEVA SITUACIÓN. ANÁLISIS DEL ESPECTRO.

1.  Partido Nacional.  Luego de haber evaluado las elecciones del 84, Wilson Ferreira Aldunate distribuyó los tempos respaldando al Partido con la tesis de la "gobernabilidad" a la vez que mantuvo distancia con la elite política que dirige el Frente con la línea de la "oposición responsable" hasta los seis meses de gobierno, pero en la aplicación de su línea acelerará los tiempos luego de haber comprobado la debilidad de los sectores moderados del Frente. La doble condena global a la política económica que alternativamente realizaron  Por la Patria en el tema Presupuesto  y Movimiento Nacional de Rocha en el tema Refinanciación, marca su actitud clara de asfixiar a la 99, a la 90, la Democracia Cristiana y los independientes seregnistas que eran los voceros de la línea del Frente como alternativa de poder para el 89.  Al radicalizar su línea Wilson dió vida a la línea Partido Comunista /IDI  provocando un corrimiento hacia la izquierda de la coalición anulando el espacio de los legisladores moderados del Frente. Todo lo que la 99 pactó en Comisión fue hasta contradicho explícitamente en el Plenario por los voceros radicales Araújo y Rodríguez Camusso.

De esta Forma Wilson sigue en la profundización de su aspiración histórica:  anuladas sus posibilidades de reforma constitucional para llegar al "balotaje" lo que en las urnas le daba la Presidencia, maneja de última lo que en el (Doc, En/85,2.) se denomina  como "lema ampliado", esto es, absorber directamente los votos de los sectores modernos del Frente, mediante el mecanismo de superponerse en el espacio político de la línea moderada frentista. Para no afectar el global de Rocha y Por la Patria a la vez, dividió los tiempos para la radicalización: en la refinanciación Carlos Julio Pereira se encargó de suprimir espacios a los moderados frentista y su posición fue apoyada por Araújo Rodríguez Camusso, y en diputados, el discurso de López Balestra no pudo ser superado en animosidad por Ciganda y Toriani.  Con esta maniobra conserva intacto el prestigio de Movimiento Nacional de Rocha en la base agraria, no importado el Movimiento Por la Patria que esta dirigida a tomar la base urbana. Pero el Presupuesto, tema urbano si los hay, las modificaciones planteadas por los senadores blancos sólo pudieron ser acompañados por los frentistas, que sorprendidos, atinaron sólo a acompañar, a pesar de que ya se nota la consigna "presupuesto de guerra" en boca de Rodríguez  Camusso.  En el tema Refinanciación Wilson dió espacio a Sturla /Lacalle, pero seguramente no será así en el tema Presupuesto.  Mediante el mecanismo de dividir votos en el Parlamento según estén orientados los dos movimientos mayoritarios del Partido Nacional, Wilson persigue un único objetivo: la eliminación de toda posibilidad real del Frente Amplio de convertirse en alternativa para las elecciones nacionales de 1989.

Es de convenir que la aceleración de la aplicación de su línea se vió favorecida por el desfonde interno de los moderados frentistas por las causas que se dirán. La propuesta de Wilson  al Partido Colorado es esencialmente bipartidista: la inutilidad de los esfuerzos de los sectores no tradicionales del Frente en torno al tema reestructura con más el continuado fracaso de Batalla por diseñar la línea de la coalición, y  la incapacidad de Seregni por controlar a los sindicatos vía Partido Comunista por los efectos de la lucha interna sindical IDI /PC que presionaba a este a radicalizarse para controlar, todos éstos factores se aunaron para que Wilson tuviera éxito en provocar dos efectos: la asfixia de los moderados y el corrimiento político y sindical del Partido Comunista en actos-reflejos de su "praxis".

De forma que Wilson arriesga elecciones legislativas no para enfrentar al Partido, sino para dirimir el pleito con el frente en las urnas. Como prepara terreno para el 89 forma ya el "lema ampliado": el ' movimiento progresista' estaría integrado electoralmente por votos sacados de la 90, la 99, los independientes seregnistas y la Democracia Cristiana, más Por la Patria, Rocha, los votos que conserve Lacalle Herrera y parte de la derecha blanca, no por sus votos sino como enganche. Y el sistema de alianza fuera del "lema ampliado" sería el Partido Comunista, Izquierda Democrática Independiente / Movimiento de Liberación Nacional (Tupamaros) y otros radicales y los "progresistas  colorados".  Quedaría reasegurado como centro articulador de recambio y con votos suficientes.

Por eso, a pesar de no convenirle enfrentar al Partido en su primer año de gobierno, asimismo dividió los tiempos de las batallas: contra el Frente en el medio tiempo, contra el Partido en el 89.

Esta táctica de Wilson pone en cuestión el núcleo de este trabajo, Señor Presidente: el Partido en  1984 reaseguró alianzas extrapartidarias confiando en que este sistema de alianzas, como en el pasado, le permitiera la aplicación de las líneas sectoriales de la Jefatura de Gobierno. Así el sistema: moderados blancos más moderados frentistas más el Partido permitiría la aplicación de políticas.  ¿Resulta ahora adecuada ésta estrategia?.

2. FRENTE AMPLIO.  Las elecciones de 1984 ya demostraron el desfonde de la Democracia Cristiana, que además de los problemas internos, su nueva conducción fue al desvío elaborando una línea teórica del cambio sin ningún enganche para poder siquiera determinar algunos núcleos de controversia, no ya de aplicar en algo su programa.  El Movimiento  27 de Noviembre es la respuesta anticipada al lema ampliado de Wilson, quien pretende absorber los sectores, sino también llevarse algunos dirigente con él.

Las tres líneas moderadas del Frente van a ser seguramente las que soporten todo el peso de la estrategia wilsonista:  para estos sectores radicalizar la línea es ir a competir por el desvío con los ojos abiertos:  desplazados de cualquier opción de cogobierno por ser rehenes de los corrimientos de línea tanto del Partido Nacional, como del Partido Comunista / IDI y otros, no pudiendo cumplir ni con lo expresado en Comisiones Legislativas, a pesar que digan privadamente muchas cosas, cuando el Partido necesita, no le siguen la línea. Una elite política que no pueda cumplir con el mandato de sus electores por hallarse en minoría interna y desvinculada del poder por no cumplir sus compromisos, es, a nuestro entender una alianza invalida e inconveniente para el Partido.

Además habrá de soportar toda la artillería pesada de Wilson:  no opción real de poder,  Pacto del Club Naval, (Seregni fue acusado de "traidor" a su electorado desde la Junta del PDC), desdecirse de su bandera de derogar el artículo 151 de la Constitución, incapaces de hacer pesar sus votos, etc.  Y toda la artillería del Partido Comunista y los radicales también se concentrará sobre ellos en tanto insistan en la reestructura, porque en la "praxis" la concepción del sistema de alianzas no es para alcanzar objetivos comunes sino para reasegurar los objetivos del Partido Comunista.

3. POSIBLES RESPUESTAS DEL PARTIDO COLORADO.

Antes ya se adelantó el núcleo de éste trabajo: ¿el Partido puede seguir con la estrategia de fortalecer sectores extrapartidarios para reasegurar políticas de la Jefatura de Gobierno, ó por el contrario debe absorber aquellos votantes de sus sectores aliados y dar la batalla por el 51% del electorado?.

Nosotros creemos que el intento de Wilson por retornar al bipartidismo es imparable, porque precisamente su aspiración presidencial no está en juego, no está en juego la Jefatura del Estado, por el contrario está respaldada por una política multipartidaria ejecutada impecablemente.

Los núcleos de controversia girarán en torno a las políticas sectoriales, pero éstas casi sin tiempo de ser aplicadas, que han sido manejadas prudentemente, porque Wilson seguramente sabe y le consta, que en algunos sectores se estará igual pero nadie puede decir que se está peor que antes, y por el contrario, hay muchos que perciben su situación como "mejor". Es de concluir que Wilson arriesga una elección legislativa aún perdiendo votos para dar la batalla contra el Frente, pero no arriesga votos suyos, de Por la Patria ó Movimiento de Rocha, arriesga votos de Lacalle y de Dardo Ortiz, con la intención de cambiarlos por los votos moderados frentistas, en el mejor de los casos. Pero planteará firmemente para el 89 la dicotomía favorable: Wilson única opción de cambio ó continuismo colorado.

A nuestro modesto entender hay que adelantársele y dar ahora, para reasegurar el 89, la batalla por el 51% de los votos, a pesar de que el Partido deba absorber a aquellos sectores que más dialoguistas y negociadores han sido con él, pero llegada la hora de respaldarle las políticas sectoriales ó por ser minoría y estar sometidos a disciplina partidaria, ó por ser mayoría pero prisioneros de las minorías, no pueden hacerlo.

Planteada la dicotomía Sanguinetti / Wilson el Partido puede aspirar al 51%. Obviamente que debe emplear respecto de sus aliados idénticas tácticas que Wilson piensa emplear respecto de la elite que le molesta, pero ésta es la única de las respuestas posibles para precaverse respecto de 1989. Si en 1984 servía dar vida a aliados extrapartidarios para formar el eje de poder necesario para la salida institucional, hoy, enfrentados a otros tiempos y a otras estrategias de su principal oponente que domina en el espacio parlamentario por inducir los corrimientos que desea, hoy debe asegurarse los cuatro años de gobierno y reasegurar el 89.

Si el Partido sale a convocar a la ciudadanía a un nuevo pronunciamiento electoral, en un tono sereno, moderado y alegre ante un nuevo acto de reafirmación democrática,  y le pide que le respalde con la mayoría de los votos para  ejecutar un proyecto ordenado de transición y el inicio de un nuevo proyecto nacional de base consensual, la ciudadanía responderá afirmativamente. Esta es nuestra percepción, Señor Presidente, y sentimos nuestra obligación comunicársela.

Tanto los núcleos como los tiempos son altamente favorables. La dicotomía de los últimos días antes de las elecciones será obviamente Sanguinetti/Wilson, pero los núcleos de los cincuentas días anteriores deberá ser la aplicación prolija de la línea de superposición sobre los sectores moderados blancos y frentistas, ampliando en el grado preciso el rango ó distancia entre alas del Partido, con buenos discursos sectoriales desde la Jefatura de Gobierno y con el reaseguro de la Jefatura de Estado que es indiscutible y no será núcleo de controversia electoral.

4. METODOLOGÍA PARA LOGRAR EL 15%

Ya tengo expresado, Señor Presidente, que hubiese deseado poder acceder a la informática como a aplicaciones prácticas y sencillas de verificación de hipótesis por medio de la estadística , pero mi situación económica no me permitió ese instrumental en el año que ha corrido. No obstante ello,  he discurrido respecto de una metodología sencilla para poder aplicar a los efectos de alcanzar el objetivo hipotético planteado.

Los presupuestos del objetivo serían:

a. La disolución de las Cámaras en la hipótesis de la Sección VIII de la Constitución.

b. Determinación del núcleo de controversia favorable al Partido, que debe ser comunicado por un militante del Partido a cada ciudadano.

c. Determinación de aquellas situaciones de superposición en la línea y el espacio de donde saldrán los votos extras para lograr el objetivo.

Las situaciones condicionantes del objetivo:

a. Momento de la realización de las elecciones, (M+10),

b. Medio del partido para lograr el objetivo, (M+10)

c.  Motivo de la ciudadanía para otorgar esa mayoría, los que están determinado por el tempo de aplicación del discurso político, basado éste en una línea sectorial determinada para cada una de las unidades de los sistemas político, económico y cultural; y el rango de amplitud de los discursos sectoriales y su correlación con el discurso mayor.

En mi entender, Sr. Presidente, el mejor momento para las elecciones legislativas sería el domingo 23 de febrero de 1986, no solo por razones de clima sino por la presencia de significativos indicadores macroeconómicos favorables y un clima psíquico colectivo asimismo favorable. Esta hipótesis puede ser verificada o desvirtuada por un muestreo.

En cuanto se relaciona con los medios que el Partido debe disponer depende de la forma que se quiera incidir en el votante. Conforme a teorías psiquiatricas modernas que sostienen que la modificación esperada de la conductora se espera a partir del control que sobre las percepciones en los distintos ámbitos en los que participa una persona, podría elaborarse una sencilla hipótesis operativa: la conducta política de una persona vive determinada por su situación (S) mas su percepción en el grupo primario, familia,(P1); mas su percepción en el grupo secundario, sindicato, asociaciones,(P2) y un espacio mayor de percepción que es la comunidad, Patria, País, (P3). El partido debería disponer de medios para operar sobre P1 y 2,  por medio de una organización territorial adecuada, y sobre P3 a través de los medios masivos de comunicación.

Es importante hacer notar que los ciudadanos sobre los cuales se pretende incidir no han votado al Partido en la última elección nacional, de ahí la importancia fundamental del trabajo sobre las percepciones  en las familias y en los gropos secundarios, (P2 y P1), así como la precisión que requieren los argumentos para que así lo hagan para la mayor eficacia, de la línea de superposición.

La informática  es fundamental para determinar la situación (S) de un votante,  votante que por hipótesis participa en los tres sistemas, políticos, económicos y cultural, desde un lugar, ( base territorial).

El éxito se alcanza cuando un militante del Partido comunique a un votante el núcleo de controversia favorable para la línea determinada y obtenga la conducta política esperada.

Sepa el Señor Presidente disculpar los errores u omisiones en este trabajo incurre, no solamente atribuíbles a la premura con que fue elaborado.

Sabe Usted, Señor Presidente, que nunca le he pedido nada al Partido. Sabe que este hecho por si  nada legitima, pero si Usted decide librar la histórica batalla que las circunstancias ofrecen, le ruego cuenten con todo mi esfuerzo desde el puesto de lucha que ordene.

Saluda al Jefe de Estado con afecto y consideración,

Montevideo, 5 de diciembre de1985.

 

 

inicio     comentarios